Una visita a la protectora

Share on facebook
Share on email
Share on whatsapp
Share on pinterest

He estado en el refugio con los perretes, haciéndome a ellos, para en el momento que tenga que hacerles fotos poder tener una relación construida.

Ir  a la protectora… no es fácil. nada fácil. Ver a los perros encerrados en sus cheniles, es triste. Sobre todo porque no deberían estar ahí si una persona humana hubiera sido responsable.

Si todos fuéramos responsables en la vida, no habría perros en cheniles. Parece que el compromiso es algo difícil de encontrar. En una sociedad donde puedes quitar y poner, cambiar, y si no me gusta lo devuelvo, es complicado que si tras una relación nadie tiene tiempo para el perro, ese perro acabe bien.

Justamente el fin de semana pasado estando yo en la protectora, un chico fue a dejar a su perra de la que no podía hacerse cargo. Le llevó su cama, su comida, sus papeles, y la preciosa perrita pasó de vivir en una casa, a vivir en una jaula en un pispas.

Hay casos y casos. Están los casos de la gente que fallece, y nadie se responsabiliza del perro. Y mas historias. Pero yo no te hablo de esos casos. Te hablo de los juguetes rotos.

Me pregunto a qué se refieren con «no lo puedo atender». ¿Al triste paseo de la mañana y la tarde mientras miras el teléfono y tiras de la flexi agarrada al cuello? ¿Al arrojar unas bolas de pienso en un bowl?. Porque es lo máximo que hacen por sus perros muchas personas.

Quizá me estoy viniendo arriba con la opinión… Meh, es igual.

Es triste ir a la prote, porque te los llevabas todos a casa. Pero no se trata de eso. No se trata de ti, ni de tus sentimientos. Se trata de hacer que ese rato que vas allí ellos disfruten.

Yo hace unos años pensaba que era incapaz de ir a la prote. Y lo era. Pero cuanto más me he metido en el mundo canino, mas me he dado cuenta de la falta que hace que pensemos mas en sus emociones en lugar de tener siempre las nuestras en primer plano.

Me entristece verlos con esas miradas perdidas, si. Me entristece verlos en jaulas diminutas, si. Me entristece pensar que se van a morir allí. si. Pero y si en vez de no herir mis sentimientos, voy y hago lo posible para que el rato que puedo estar con ellos, lo disfruten.

Bueno, aquí te dejo un vídeo para enseñarte las almas de algunos de ellos:

Share on facebook
Share on email
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on facebook
Share on email
Share on whatsapp
Share on pinterest