Storytelling en tus historias de Instagram

Share on facebook
Share on email
Share on whatsapp
Share on pinterest

Todos tenemos una historia que contar. Absolutamente todos. Y lo sé porque no importa lo que cuentes si creas una experiencia. Cualquier pequeño tema puede dejarnos pegados a la pantalla, y en fotografía con más razón.

Si arrojamos fotos a las historias sin mas no podemos pretender que por sí mismas cumplan ese objetivo.Estamos aquí para mejorar nuestras fotos con nuestros perros, y para contar, en mi caso, mi día a día con Norte, así que no está de más ayudar al contenido para que sea visto con mejores ojos, presentándolo mejor. Es un esfuerzo extra, sí. Pero las personas «espectadoras» lo agradecerán, y lo valorarán.

Te cuento con un ejemplo lo que quiero decir. Hicimos una ruta por la sierra este fin de semana, y al llegar a casa me relajé frente al ordenador y una tacita de té calentito, y me puse a editar todas las fotos. Ya te contaré cual es el proceso que sigo.

En total me quedé con 21 fotos que me gustaban, pero que además contaban la historia. ¿Cuál es la historia? A lo mejor eso es lo que a veces nos para, que pensamos que no hay nada que contar, y yo creo que hay mil historias sucediendo en este momento a tu alrededor. Con estas fotos queremos contar una mañana de paseo, donde Norte se lo pasó genial con los palos y las piñas, que subimos a un alto a hacer unas fotos, vimos unas vistas muy chulas, y al bajar encontramos los primeros almendros en flor. Punto. Ya sé que no da para un best seller, pero en foto puedes llegar a transmitir una emoción muy potente.

Fíjate si estamos contando cosas: sobre cómo somos, lo que nos gusta hacer, estamos dando a conocer un sitio, y también estamos enseñando cómo es Norte, con lo que le gusta jugar, que es mas de campo que de ciudad, que es sociable y alegre… Son muchas cositas. Todo esto lo contamos con el contenido de las fotos, sin entrar en el tema de la edición, el color, la selección de fotos… Así que a la hora de subirlas a historias de Instagram tenemos dos opciones:

Podemos hacer 21 historias con las fotos, o bien hacer historias que agrupen varias fotos. Cada historia son 15 segundos si el usuario no pasa a la siguiente, pero incluso aunque lo haga, si a la tercera foto no lo hemos enganchado es fácil que se pase a la siguiente cuenta. Lo que se conoce como «abandono» si hablamos en términos marketeros.

Para evitar esto lo mejor es ayudar a quien está viendo nuestras historias, porque no todas las fotos tienen la misma importancia, así que podemos hacer un poquito de storytelling, y preparar el contenido para que se vea como queremos, con lo que en nuestro caso las 21 fotos se han convertido en 11 historias, y el 73% de la audiencia las ha visto todas. Eso es un montón.

¿Y por qué las habrá visto? Supongo que hay ciertas cosas que les han resultado motivantes:

  • Cada historia tenía un diseño diferente
  • Había una historia introductora con título y subtítulo que anticipaba lo que iban a ver
  • He intercalado tipos de fotos
  • Había una cantidad distinta de fotos en cada historia
  • Al final una foto de cierre con texto
  • He intercalado colores principales

Estas cosas no son algo en lo que nos fijamos de forma racional, pero quería dejar constancia de esto aquí para que veáis el tipo de cosas en las que yo me fijo para que vosotros disfrutéis de mis fotos. Por esta razón, el ejemplo de arriba ahora queda más claro, y subir foto por historia parece que es de perezosas.

Y bueno, desarrollando un poco todo lo de arriba, os cuento:

CADA HISTORIA TIENE UN DISEÑO DIFERENTE

Aquí es importante recalcar que no soy partidaria de cambiar por completo estilos y mezclarlos en cualquier cosa que publiquemos. Me refiero a diseños, es decir las cajas contenedoras de las fotos. Lo que varía es el tamaño, el número, la posición y si tienen borde o no.

PRIMERA Y ÚLTIMA HISTORIA

Cuando hago estas cosas, me gusta poner un poco de contexto de lo que van a ver. Una frase es suficiente, y si la ponemos bajo una foto que lo represente literalmente, pues mucho mejor. Y al final también, para que sepan que no va a haber mas contenido, y fin de la película.

INTERCALAR TIPO DE FOTOS

DISTINTA CANTIDAD DE FOTOS 

Alternar la cantidad de fotos en cada historia es una buena idea porque así creas un ritmo, pero también ayudas a no saturar. Las historias con tres o mas fotos son más difíciles de leer porque tienes que hacer un repaso visual por la pantalla, por lo que siempre es bueno que no las pongas juntas y dejes que la persona que está viéndolo se airee mentalmente. En mi caso he escogido este patrón: 1 – 2 – 1 – 2 – 4 – 1 – 4 – 2 – 1 – 2 – 1 que como veis empieza suave, asciende y luego desciende. ¿Os recuerda a algo esto? A mi me recuerda a la estructura de una novela, si lo vemos como una gráfica sería una curva como de V invertida.

INTERCALADO DE COLORES PRINCIPALES

Y ahora, si vemos cada historia, dentro de que nos encontramos en el mismo escenario en todo momento, la sierra, cada encuadre tiende a contener ciertas tonalidades. A la hora de agrupar las historias, intento que estén juntas las fotos con los mismos tonos, o que combinen muy bien.

Y ÉSTE FUE EL RESULTADO

AHORA ¿CÓMO HAGO ESTO?

Si tienes idea de maquetación, o has trabajado antes con programas de imágenes con capas como Photoshop, no te costará mucho hacer esto. Lo ideal es crear una plantilla con varias capas con grupos, para que cuando lo vayas a usar solo tengas que elegir plantilla, meter fotos y exportar. De hecho existen ya plantillas hechas gratuitas que podéis usar, solo tenéis que poner en el buscador «Free instagram story template PSD» y te aparecerán unas cuantas.

Pero si te suena a chino esto que estoy diciendo, lo mejor es que uses una APP. En el marketplace (APP store o Play store) busca «stories instagram» que te van a salir unas cuantas aplicaciones que te ayudan en esto. Seguramente muchas sean parcialmente de pago, pero por lo general, tienen una versión gratuita que te deja utilizar una plantilla sencillita. Eso es lo que hice yo. Utilicé la APP UNFOLD y creé el contenido con ella.

Bueno ¿qué? ¿Te animas a currártelo a la próxima? Sé que parece mucho trabajo, pero al final estás cosas cuando empiezas a hacerlas, se consiguen de forma natural. ¡Ánimo!.

 

 

 

Los comentarios están cerrados.

Share on facebook
Share on email
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on facebook
Share on email
Share on whatsapp
Share on pinterest